View Post
VENTAJAS DE IMPLANTAR UN SISTEMA DE GESTIÓN EMPRESARIAL

VENTAJAS DE IMPLANTAR UN SISTEMA DE GESTIÓN EMPRESARIAL

Hoy en día, cualquier empresa puede contar con un buen sistema de gestión. Un sistema accesible y capaz de ir en paralelo con el crecimiento empresarial de la compañía.

Gracias a los avances tecnológicos esto es posible. Pero hace falta algo más que la tecnología.

Es necesario que toda empresa haga un uso correcto de las herramientas de gestión que le sirvan en el día a día medir los resultados del negocio. Con ellas el objetivo es lograr una planificación de las actividades a corto, medio y largo plazo que ayuden a lograr la eficacia empresarial.

Las ventajas de contar con un correcto sistema de gestión son múltiples. Obtener indicadores y estadísticas, contar con las alertas que la empresa desee, poder reconocer cuál es el producto o servicio de mayor y menor rendimiento y llevar una contabilidad correcta.  

Además de todo esto, permite administrar la información de los proveedores, de los costos y los valores que deben tener los productos de la empresa, entre otras funciones.                                                                                                                 

Uno de los beneficios más importantes a la hora de contar con un sistema de gestión es que logra establecer un plan estratégico de y para la compañía, facilitando a los directivos centrarse en lo realmente importante para la empresa, ya que se evita la sobrecarga de trabajo y la dificultad para acceder a la información del negocio. El sistema generará, en un medio plazo, la posibilidad de organizar estratégicamente la información y permitirá obtener mejores resultados administrativos, aunque el proceso de implementación no es fácil.

Los sistemas pueden implementarse de dos maneras: o bien en las propias oficinas de los clientes; o bien, de forma externa mediante el uso de servidores externos. Lo importante es que a la hora de implementar un sistema de gestión, se opte por la metodología que mejor se adapte a la necesidad de la empresa. Es recomendable tener presente un presupuesto mayor, con la finalidad de obtener un sistema que pueda ser diseñado “a medida” de los requisitos del propio negocio y no optar por soluciones “estandarizadas”.

Como hemos dicho anteriormente, es importante destacar que implementar un sistema de gestión no es una tarea sencilla; implica un compromiso de cada uno de los miembros de la compañía, especialmente de los directivos. Pero, los resultados merecen la pena. Informatizarse y organizar los procesos internos de una empresa son una gran paso para optimizar la gestión y, por consiguiente, optimizar resultados.

Desde el RACI ponemos a disposición de nuestros clientes todas las herramientas de gestión necesarias para alcanzar el éxito de los proyectos.

¡Cuenta con nosotros!

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
View Post
INNOVACIÓN PARA LAS EMPRESAS

INNOVACIÓN PARA LAS EMPRESAS

Hoy no es necesario convencer a nadie sobre la importancia de la innovación para las empresas. En un mundo donde el cambio no solo es constante sino que se acelera, la empresa que deje de innovar se quedará atrás de sus competidores.

La innovación es importante para asegurar la supervivencia de las empresas. Sin embargo, a pesar de que la mayoría de los gerentes reconoce que la innovación es algo importante, muy pocos saben cómo ponerla en práctica o la tienen dentro de sus prioridades.

Afortunadamente, las prácticas y los sistemas para implementar la innovación como una capacidad clave en la empresa existen. Pero, ¿cómo se puede implementar un programa de innovación en una empresa, independientemente del tamaño que tenga la empresa?.

 

Lleva de la mano la innovación con la estrategia de la empresa

Muchas empresas se lanzan a innovar sin tener una visión clara de cómo la innovación les va a ayudar a mejorar su ventaja competitiva.

Para que realmente sea efectiva, la innovación debe alinearse con los objetivos estratégicos de la empresa. No se trata de innovar por innovar, si no de innovar para aumentar las ventas o reducir los costos de la empresa, en resumen, mejorar la rentabilidad.

Muchas empresas se pierden en la innovación por no tener una estrategia de innovación clara. Entonces empiezan queriendo innovar en todo y terminan innovando en nada. Antes de iniciar un proceso de innovación se debe definir muy concreta y operativamente qué va a significar la innovación para la empresa.

 

Obtén el compromiso del equipo directivo

Como cualquier cambio que se quiera realizar en una empresa, aquello que no tiene el compromiso de los altos cargos,  no va a funcionar.

Cuando se cuenta con este compromiso, inmediatamente todo el mundo le empieza a prestar atención a la innovación.

 

Desarrolla un plan de comunicación, capacitación e incentivos

Una vez que se tenga claro el enfoque que queremos darle a la innovación en la empresa y que se cuente con el compromiso del equipo directivo, es necesario comunicarle los planes al resto de la organización.

Para que una empresa pueda innovar debe empezar capacitando a su personal en innovación. Esto incluye explicarles en qué consiste la innovación, cuál es el proceso que se debe seguir para innovar y cómo se pueden identificar oportunidades de innovación, entre otros. También hay que darle a la gente herramientas prácticas para poder innovar en su trabajo diario, organizadas alrededor de las etapas básicas del proceso de innovación.

 

Define la estructura y roles para apoyar la innovación

Con el personal capacitado y motivado para participar en el programa de innovación, es necesario definir una estructura, ya sea formal o informal, para apoyar los esfuerzos de innovación. Esta estructura será el “puente” que permitirá que las ideas no se pierdan y entren al sistema de innovación de la empresa.

 

Crea un proceso para administrar las ideas

Al igual que existe un proceso para apoyar las ventas, las finanzas, las compras y la gestión del recurso humano en las empresas, también debe existir un proceso formal para administrar las ideas. Todas las personas deben saber a dónde comunicarse cuando se les ocurre una nueva idea. El proceso de gestión de ideas debe permitir que cualquier persona de la empresa pueda aportar ideas, independientemente de su nivel o lugar dentro de la organización.

 

Define el proceso de evaluación de las ideas

Lo que le hace falta a las empresas para empezar a innovar no son buenas ideas, sino un proceso que les permita capturar y evaluar las ideas y seleccionar cuáles implementar con los recursos escasos de la organización. Es muy importante definir cuáles son los criterios mediante los cuales se van a evaluar las ideas, quiénes son las personas que van a evaluar las ideas y cómo se van a tomar las decisiones para seleccionar las mejores ideas.

 

Define métricas de innovación

Si al final  la innovación no aumenta las ganancias y no se puede presentar ante el banco, entonces no se está innovando. Es por esto que es muy importante definir métricas que permitan evaluar si los esfuerzos de innovación están dando resultados. Se pueden definir métricas de entrada, de proceso y de salida. Hay muchas métricas que una organización puede usar para evaluar sus esfuerzos de innovación, lo importante es que brinden información relevante para mejorar el desempeño del  programa de innovación.

 

Debemos dejar de pensar que la innovación es algo difícil de implementar. Ya existen los procesos, herramientas y prácticas para que las empresas puedan innovar sistemáticamente y hacer de la innovación parte del trabajo de cada uno de sus colaboradores. Lo único que hay que tener para innovar es la voluntad para ponerla en práctica y el apoyo necesario para poder llevar a cabo todo lo que se desea.

En RACI trabajamos para ello, ¡Cuenta con nosotros!

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
View Post
DIFERENCIAS ENTRE COACHING Y MENTORING EMPRESARIAL

DIFERENCIAS ENTRE COACHING Y MENTORING EMPRESARIAL

Si hablamos de Coaching y Mentoring, es muy probable que nuestra mente se vaya al sector empresarial puesto que ambos términos se encuentran dentro del mismo. Y aunque, bien es cierto que ambos términos comparten una gran similitud, hay unas diferencias fundamentales entre ellos

Muchas veces el no tener clara esta diferencia, hace que las organizaciones o empresas cometan errores a la hora de escoger alguna de estas estrategias, hecho que puede provocar malas experiencias al obtener resultados que no satisfagan a los responsables del proyecto

El coaching, según la International Coach Federation, se define como un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo con los clientes que les inspira a maximizar su potencia personal y profesional

El mentoring se podría definir como la relación que se crea entre una persona con experiencia y éxitos y una persona a la que aconseja y guía para enriquecer a nivel personal y profesional

 

Desde RACI queremos aportar una serie de aspectos con lo que se entenderá mejor cual es el grado de diferencia entre ambos términos:

 

OBJETIVOS: El coaching se dirige a la obtención de resultados inmediatos a corto o medio plazo, y en el entorno laboral del coache. Sin embargo, el mentoring está centrado más en el desarrollo personal individual, para que una persona se saque el máximo partido en su trabajo actual o para el futuro

 

ENFOQUE: El coaching se centra en la consecución de resultados para tareas concretas (desarrollar capacidad estratégica, mejorar el habla en público, el trabajo en equipo, etc) . El mentoring en cambio pone el foco en la relación que se genera entre mentor y la persona que recibe, y sus objetivos van más allá de lo laboral, con el objetivo de conseguir el equilibrio entre la vida personal y laboral, la confianza de la persona en sí misma, o la influencia de lo personal en lo profesional.

 

TIEMPO: El coaching, como hemos visto anteriormente, implica una relación de o a corto plazo, puesto que con pocas sesiones se suelen conseguir los objetivos buscados. El mentoring, por el contrario, necesita relaciones de largo plazo, duraderas en el tiempo, con las que se consiga un nivel alto de confianza entre el mentor y el individuo que recibe el mentoring

 

DINÁMICA DE TRABAJO: La dinámica de trabajo en el coaching se basa en que el coach pregunta y el individuo responde. Mientras que en el mentoring mentor y cliente se hacen preguntas para que fluya la trasmisión de conocimientos y experiencias.

 

Si a pesar de estas diferencias aún no sigue teniendo muy claro qué es lo que más conviene en su empresa, le dejamos unas ideas breves y concisas de cada uno:

Con la herramienta del coaching se trabaja para la mejora continua de las personas hacia la excelencia y tiene como principal finalidad el desarrollo de nuevas y mejores competencias si nos centramos, sobretodo, en las habilidades y conductas del empleado.

El mentoring, suele ser muy efectivo, sobre todo cuando nos encontramos en una situación en la que hay varios frentes que trabajar. Como ya hemos indicado, trata de desarrollar tanto profesional como personalmente al empleado, contribuye a la satisfacción del trabajador para el mejor desarrollo de sus actividades. Persiste en el cambio como proceso de transformación lenta, en la mejora continua en todos y cada uno de los ámbitos de nuestra vida, tanto en el presente como en el futuro.

Si quiere consejos de profesionales, no dude ponerse en contacto con RACI.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
View Post
¿CÓMO DIFERENCIAR ASESORÍA, CONSULTORÍA Y COACHING?

¿CÓMO DIFERENCIAR ASESORÍA, CONSULTORÍA Y COACHING?

El mundo está en constante cambio, no sólo por las personas que habitamos en él, sino por el gigante de la tecnología. Esta ya nos acompaña a todas horas porque en la actualidad pocas son las cosas que quedan que no la necesiten para trabajar.

Si juntamos los términos de mundo y tecnología, lo más lógico es pensar en mundo empresarial. Está en constante cambio y a esto contribuyen las nuevas tecnologías, que aceleran a un ritmo vertiginoso todas las modificaciones que se producen dentro del mundo de las empresas. Hecho que hace que el entorno sea cada vez más competitivo, que las empresas tengan que estar cada vez más preparadas. Los métodos, los sistemas y los procesos que ayer parecían novedosos, hoy ya pueden ser obsoletos

Hoy en día las estrategias para que una empresa u organización sea efectiva en lo que se refiere a captar, fidelizar y satisfacer las necesidades de clientes es fundamental y vital para la existencia o subsistencia de una entidad

Los problemas no deben ser vistos como algo negativo, sino como oportunidades de crecimiento. Pero para ello muchas veces es necesario recurrir a ayuda externa. Esta ayuda puede ser en forma de asesoría, consultoría o coaching. ¿Sabrías establecer las diferencias entre ellos?

Desde RACI te ayudamos:

 

ASESORIA: La asesoría es un tipo de ayuda que va dirigida a resolver dudas y aclarar decisiones sobre una materia concreta.Es adecuada para las pequeñas empresas, por su personal y las capacidades que tienen para abarcar todas las áreas técnicas o, en las grandes empresas, en el nivel más alto para la toma de decisiones de alto impacto

  • Analiza y evalúa la historia la de empresa, sus necesidades y en base a ello aconseja
  • Proporciona los conocimientos para que la empresa pueda resolver los problemas que se le presenten en el día a día
  • Asesora y aporta las capacidades empresariales necesarias a los directivos de las empresas

 

CONSULTORIA: Es un tipo de ayuda, un servicio prestado por una persona o personas independientes y calificadas en la identificación e investigación de problemas relacionados con políticas de la empresa, con la organización, los procedimientos, métodos…

  • Recomienda las medidas más apropiadas y ofrece la prestación de asistencia para la aplicación de dichas recomendaciones
  • Presenta nuevas estrategias para mejorar las organizaciones
  • Imparte conocimientos y habilidades a sus clientes a través de conferencias o ejercicios prácticos
  • Puede darse en grupos o de forma individual y el aprendizaje puede tener una evaluación final

 

COACHING: Es un tipo de ayuda que tiene como objetivo ayudar a los empresarios para impulsar sus respectivos negocios a través del desarrollo de capacidades empresariales y el desarrollo de estrategias y planes. Mediante el aprendizaje permite a dichos empresarios maximizar sus capacidades y competencias para sacar la mejor versión de ellos mismos.

  • No sólo se preocupa y permite la reflexión, sino que también va a la acción y al seguimiento de la misma
  • Puede enseñar a una persona a potenciar capacidades específicas
  • Facilita prácticas y hábitos para poner en marcha día a día

 

Pero las diferencias no quedan ahí, para ser más precisos podemos decir que:

El consultor va a un aspecto directo y concreto, por lo que se suele recurrir a él para algo muy específico. Y da respuestas directas

El coach puede ayudar a impulsar cualquier actividad, mientras que el consultor sólo trabaja en algo muy delimitado

Si resumimos todo lo anterior, nos quedamos con la siguientes ideas claves

  • Coaching -> Autodesarrollo y motivación
  • Asesoría -> Consejos desde la voz de la profesionalidad y la experiencia ante una necesidad o problema
  • Consultoría -> Análisis de una necesidad y diseño de una o varias soluciones

En RACI contamos con ello, y tú puedes contar con nosotros.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies